Por qué es importante conocer nuestras necesidades como humanos y nuestras metanecesidades como individuos.

Vamos a compartir algunas razones del por qué es importante conocer nuestras necesidades como humanos y nuestras metanecesidades como individuos.

Dividiremos esta transferencia en siete partes:

Lo esencial

..
Parte 1:
La vida misma se sustenta de necesidades, de procesos cíclicos que deben realizarse, repetirse y honrarse continuamente. De no conocer nuestras necesidades y metanecesidades no sabremos qué debemos procurarnos, resolvernos y sustentar para nuestro bienestar y el de los otros. De ese modo, impidiendonos asumir un lugar de responsabilidad y cuidado. Y por consiguiente, conduciendonos a la no resolución de la necesidad y entrando en carencias en alguna o muchas de nuestras necesidades.

Todas las necesidades tienen la misma estructura:

  • La necesidad per sé.
  • Un tiempo en que debe ser resuelta.
  • Un dolor que nos avisa que debe ser resuelta
  • El deseo de satisfacción
  • Un tipo de reparador o recurso particular para la necesidad que se busca resolver.
  • Una dosis singular del reparador particular para proveer bienestar-satisfacción

De no encontrar el reparador o recurso particular para la necesidad que se debe resolver, vamos a entrar en un proceso que llamaremos: Carencia de la satisfacción de la necesidad. En versión corta: Carencia.

..

Qué pasa si entramos en carencia crónica

..
Parte 2:
Si el momento de abastecimiento de una necesidad se prolonga más allá del punto en el que debe ser abastecida, el sistema que somos entra en carencia. Al entrar en carencia nos llenamos de dolor y recurriremos: 

  • o la búsqueda de sustitutos para calmar el dolor temporalmente.
  • o a la agresividad para intentar reparar la necesidad privada. 

Si la imposibilidad de abastecer la necesidad se continúa prolongando por factores externos o propios va a pasar que:

  • la reiteración y búsqueda de sustitutos se hará cada vez más exacerbada y ansiosa
  • y paralelamente, nuestra agresividad continuará en aumento.

Si esta privación supera el límite máximo en que la necesidad no puede dejar de ser abastecida:

  • Ya los sustitutos no van a lograr apaciguar el dolor de la carencia
  • Y se va a recurrir a la violencia como último recurso para la resolución de la necesidad* 
*Por favor revisar el artículo donde enmarcarmos la diferencia entre agresividad y violencia. No son lo mismo.
::

Volviendo:

Si este proceso de privación de resolución de una necesidad es redundante y estereotipado, la violencia se vuelve endémica. Esto significa que la violencia se hace parte normalizada del sistema como medio resolutivo, profundizando el daño en nuestros entornos y nosotres mismes.

Por lo tanto, reiteramos: Si no conocemos nuestras necesidades humanas generales, ni nuestras metanecesidades como individuos, no sabremos qué debemos resolvernos para nuestro bienestar de forma consciente y mucho menos -cómo debemos resolvernoslo-. 

Esta ignorancia hará que entremos en carencias crónicas y que nuestro sistema deba recurrir de forma inconsciente y reiterada a la violencia para resolver. 

Invitamos a aprendernos esta regla humana: Toda necesidad humana que no se pueda resolver de forma consciente, regular, legal, cotidiana, saludable o legítimamente, nuestro sistema la va a intentar resolver de forma inconsciente, irregular, ilegal, aberrada, viciada, subalterna, a escondidas o violenta.

::

Lo exógeno de las necesidades humanas

..
Parte 3: Debemos saber que una gran-gran cantidad de nuestras necesidades humanas deben ser resueltas con recursos externos a nosotres -necesidades exoresolutivas- y por lo tanto, son muy contadas las necesidades que podemos resolvernos por nosotres mismes -endoresolutivas- sin que estén sujetas en primera instancia a recursos externos.

También debemos considerar y abrazar que un gran pedazo de ese grupo de necesidades exoresulotivas van a encontrar sus recursos reparativos en un otre. O sea, en otro ser humano.

..

Comunicación de las necesidades humanas y de las metanecesidades

..
Parte 4: Por lo previamente mencionado, inducimos que:

  • Si no logramos ser conscientes de que mucho de lo que necesitamos y metanecesitamos para nuestro bienestar se encuentra en un otre,
  • o poseemos una o varias ignorancias en esta área conocimiento y autoconocimiento,
  • o presentamos una prohibición psicológica en alguna necesidad que nos incapacite su admisión

No nos las podremos comunicar asertivamente a nosotres mismes y al no poder hacer eso no podremos comunicarlas a los demás. Disminuyendo la posibilidad adecuada y saludable de resolverlas. Llevándonos en un momento extendido de privación a recurrir a la violencia en nuestras relaciones para la resolución de nuestras necesidades humanas y metanecesidades no resueltas incesantemente. Causandonos mayores daños, maltratos, transgresiones y sufrimiento.

..

Empatía y compasión en las necesidades y metanecesidades:

..
Parte 5: Si gran parte de nuestras necesidades humanas y metanecesidades SÓLO las podemos resolver si hay un otro ser humano presente -no exclusivo- (Que significa -no exclusivo-, que debe haber otro ser humano, pero no específica y únicamente este ser humano particular llamado, ejemplo: Pedro o Maria).

Retomando, Si debe haber un otro -no exclusivo- para que nosotres podamos resolver nuestras necesidades, esto implica que otros seres humanos SÓLO podrán resolver sus necesidades si nosotres estamos presentes -no exclusivamente- (o sea, no es que nosotres estemos obligados a resolverle las necesidades a Pedro, o Maria, o cualquier otro ser humano sólo porque estamos aquí y seamos exclusivamente nosotres ¡no! Pero sí comprender que los otres van a intentar resolver sus necesidades y metanecesidades a través de nosotres, ya que nosotres somos une entre todo el grupo de seres humanos que alberga y puede entregar recursos que el otre necesita para la resolución de sus necesidades). 

Esto nos debe conducir a un ejercicio de conciencia empática y compasión. No de pérdida de soberanía, ya que si nosotres no deseamos entregar un recurso de nuestro territorio para la resolución de la necesidad o metenecediada de un otre no estamos OBLIGADeS a hacerlo. Pero sí comprender que en esta interrelación, si nosotres necesitamos del otre para la resolución de varias de nuestras necesidades, el otre también nos va a necesitar para la resolución de de varias sus necesidades. Y que para que el otre no entre en procesos de carencia profunda debemos ser amorosos con sus necesidades y metanecesidades sin pasar por encima de nosotres mismes para satisfacer al otro, Pero sí siendo, ya sea empáticos -te siento, te veo y te entiendo- O si pasamos a la acción, compasives con las necesidades humanas y metanecesidades del otre sin dañarnos a nosotres mismes.

Ya que, no por miedo, sino por conciencia, entendemos que si el otre entra en carencia profunda y crónica, porque no ha podido por falta de auto-conocimiento, valor y herramientas y a demás proviene de entornos No empáticos y No compasivos que no le han permitido, colaborado o sostenido en la resolución de sus endo y exonecesidades, va a recurrir a la violencia explícita o tácita, directa o desplazada para su resolución. Y que existe la posibilidad de que parte de esa violencia nos sea desplazada a nosotres.

..

Aunque todxs tenemos las mismas necesidades humanas, no todos tenemos las mismas metanecesidades

..
Parte 6: Esto que quiere decir: 

  1. El otre podría conocer nuestras necesidades humanas pero no nuestras metanecesidades. Esas, sí se las debemos comunicar y enseñar nosotres al otre si queremos aumentar las posibilidades de tener relaciones con altas tazas de bienestar.
    1. Entonces, si las metanecesidades se las debemos enseñar nosotres al otre, nosotres debemos conocerlas, saberlas y comunicárnoslas primero a nosotres mismes para podérselas comunicar al otre. De este modo, abrir la puerta a los consensos y aumentar la posibilidad de la resolución benéfica de nuestras metanecesidades anexas a una necesidad humana. De no conocerlas, no tendremos la facultad de comunicarlas, imposibilitando la aparición de consensos, disminuyendo la resolución benéfica y consensuada de nuestras metanecesidades y debiendo recurrir en algún punto a la violencia explícita o tácita, directa o desplazada para su procuración.
    2. De nosotres no hacer lo previo, no estaremos siendo responsables de nuestro autocuidado, ni del cuidado del otro porque en algún punto estaremos usando la fuerza violenta directa, explícita o tácita para la resolución de nuestras metanecesidades y le lastimaremos.

Ahora la otra cara:

  1. Nosotres podríamos llegar a conocer las necesidades humanas del otre, pero no sus metanecesidades. Esas, nos las debe comunicar y enseñar el otre si deseamos incrementar las posibilidades de tener relaciones con altas tazas de bienestar.
    1. Si el otre nos las debe enseñar, entonces el otre debe conocerlas, saberlas y comunicárselas primero a sí misme para poder comunicárnoslas. De este modo, tener el chance llegar a consensos y aumentar la posibilidad benéfica de la resolución de sus necesidades. De no conocerlas, este otre no tendrá la posibilidad de comunicar sus metanecesidades, imposibilitando la aparición de consensos, disminuyendo la resolución benéfica y consensuada de sus metanecesidades, y debiendo recurrir en algún momento a la violencia explícita o tácita, directa o desplazada para su solventación.
    2. Si el otre no hace lo previo, no estará siendo responsable de su autocuidado ni con nuestro cuidado, porque en un momento usará la fuerza violenta directa explícita o tácita  para la resolución de sus metanecesidades y nos lastimará.
..

Cierre e invitación

..
Parte 7:
Hemos presentado algunas razones de porqué es tan importante conocer nuestras necesidades como humanos y nuestras metanecesidades como individuos.

Ya que gran parte de los recursos que invertimos en la resolución de nuestras necesidades y relaciones humanas se van a ir a relaciones interpersonales con otros seres humanos.

No tener este conocimiento y seguir sosteniendo ignorancias en estas áreas, nos va a llevar a conflictos exacerbados y muchos problemas con nuestros pares, colectivos, comunidades, sociedades y humanidad.

Así que, nuestra invitación es a autoinvestigarte para poderle dar mejor gestión a tus necesidades humanas a través de tus metanecesidades y así puedas aumentar el bienestar en tu vida, relaciones y entorno.

Con mucho cariño y responsabilidad, todo el equipo de Sextima.

 

 

About Daniel Andrés Mora Lugo

Fundador y creador de Sextima.co. Licenciado en pedagogía, terapéuta pedagógico, former director creativo, meditador vippasana, tallerista, viajero, former estudiante y profesor del Centro de Estudios CasaOcho. Ha centrado su investigación en entender la relación que hay entre autoestima, las relaciones significativas y las narrativas no coercitivas de sexualidad con la aparición de las distintas manifestaciones de la violencia intra e interpersonal, de ese modo, poder desarrollar estrategias pedagógicas que favorezcan su reducción.