Ama lo que más odias de ti, solo así sabrás lo que es el amor.

Desde que nacemos e incluso antes venimos con ideas preconcebidas del bien y del mal, del cielo y del infierno. Durante toda la vida hemos estado escuchado diferentes discursos en los que estigmatizan la parte oscura de la vida y nos nos dejan acercarnos a nada que se parezca a ella.

Y así como nos enseñaron a odiar lo malo del mundo, también nos enseñaron a rechazar cualquier emoción que nos causa dolor, nos dijeron que la tristeza, el odio, la rabia, el miedo y cualquier sentimiento “malo” es mejor no sentirlo, nos hicieron creer que debemos ser personas “buenas” y que para lograrlo es necesario sentirnos seguros, llenos de amor y felices.

Y en ese camino de falsas enseñanzas se les olvido contarnos que el universo es una polaridad misma, que existe la noche como existe el día, que existe el agua y el desierto, y así mismo cada ser es un conjunto de miles de polaridades.

Entiendo que nadie quiere sentir dolor, tristeza, miedo, celos, que hay emociones que duelen en el alma, incluso muchas en el cuerpo que nos enferman y nos hieren. Comprendo que es mejor sentir amor que odio, sonreír en vez de llorar, sentir culpa que culpar a otro. Sin embargo me queda claro que nos dijeron tantas veces, desde hace tantos miles de años que esas emociones son malas, que no nos permitimos sentirlas, nos da miedo el dolor que pueden causar, nos da miedo el miedo mismo, y de manera inconsciente nos sentimos malas personas si nos permitimos ser humanos.

Sí, somos humanos, no somos seres perfectos y mucho menos insensibles, como dije, somos un conjunto de millones de polaridades y lo único que hacemos cuando no aceptamos que tenemos un lado oscuro es ir en contra de nuestra naturaleza y eso solo causa lo que evitamos, dolor, miedo, tristeza.

No se trata de lo que sentimos, porque siempre vamos a sentir algo, la vida constantemente nos pondrá situaciones para amar u odiar, para sonreír o llorar. De lo que realmente se trata es de lo que hacemos con esas emociones, de cómo la hacemos propias y las usamos a nuestro favor y para la humanidad.

Tú eres dueño de tus emociones, así que no permitas que ellas te dominen.

Si de verdad quieres disfrutar la felicidad es necesario que entiendas la tristeza, para sentirte seguro debes conocer lo que es tener miedo, para vivir el amor hay que aceptar el odio, y eso está bien, está completamente bien entregarte a cada uno de esos sentimientos que creías errados, y que finalmente hacen parte de quien eres, y lo que eres es perfecto como tal.

Esta es una invitación a reaprender, a permitirte sentir lo que siempre ha estado dentro de ti, a no pelear con tu propia naturaleza y con tu propio ser, a saber que para disfrutar eso que tanto anhelas debes primero amar lo que más odias de ti.

About Jennifer Rodríguez

Fundadora de Jay Kintsugi, terapeuta integral en Bioreprogramación, PNL y maestra Reiki. Enamorada de la vida y del amor. Le gusta llorar tanto como reír. Comprometida con el ser humano y su autoconocimiento holístico. / Disfruta en vivo de sus conocimientos y experiencia en el taller “3 Días para toda una vida”, en el que podrás transformar tu vida aprendiendo a empoderarte de quien eres. Mira toda la información en www.jaykintsugi.com/talleres/